Es muy difícil decir cuál es el departamento más importante de una empresa -al fin y al cabo, todos los son- pero sí que hay algo seguro para cualquier tipo de negocio: vender (productos y/o servicios) es clave para su supervivencia, es decir, la fuerza de venta es la base del negocio, y precisamente por eso hay que trabajar a diario en optimizar y mejorar el proceso comercial desde un punto de vista tecnológico, que nos permite optimizar recursos y obtener mejores resultados.

Con el auge de Internet y de las nuevas tecnologías, los departamentos comerciales se han visto sometidos a grandes cambios en la última década, mejoras de cara al usuario final que nos permiten vender nuestros productos o servicios de forma más fácil porque la tecnología capacita a las empresas para poder mostrar mejor qué ofrecemos y, además, mostrar (y vender) nuestros productos más lejos (internacionalización).

Además, la tecnología permite al vendedor ser proactivo y conseguir ventas en un mercado con cada día más competencia. Para ello, el comercial actual cuenta con herramientas indispensables como por ejemplo un tablet, que equipado con las apps adecuadas para su empresa, le permite enriquecer la experiencia de venta con el cliente a medida que puede ofrecerle contenido variado y personalizado para mostrarle el producto o servicio a vender. Es precisamente este enriquecimiento del proceso de venta que hace que el 75% de los encuestados en el estudio The state of mobile enablement de Corporate Visions y SAVO aseguren que un tablet permite tener más éxito en los lanzamientos de producto así como mejorar sus mensajes de marketing.

Más ventajas de las nuevas tecnologías

Optimizar el tiempo y ganar eficiencia son otras de las ventajas que puede aportar la tecnología al departamento comercial de nuestra empresa ya que muchas de las apps específicamente diseñadas para nuestras necesidades empresariales están pensadas para solucionar los problemas del día a día de nuestro departamento comercial, como por ejemplo la excesiva pérdida de tiempo en procesos que podrían prácticamente automatizarse, como por ejemplo recoger un pedido. Hay una notable diferencia entre tener que escribir manualmente en un email un pedido que nos está dictando un cliente y enviarlo a la central con equiparse con una app que nos permita en unos pocos clics hacer el pedido y, en cuestión de segundos, que este quede registrado automáticamente en la central.

Lógicamente, el hecho de automatizar, simplificar y mejorar la eficacia de estos procesos tiene como retorno que el tiempo liberado al departamento comercial pueda, a su vez, dedicarse a la búsqueda de nuevos clientes u oportunidades de negocio.

Pero es importante aclarar que igual de positivo que resulta implantar soluciones tecnológicas, puede ser contraproducente no acertar con la tecnología adecuada para nuestra organización. Por eso, en app2U siempre recomendamos dejar este proceso en manos de expertos que os puedan asesorar en cómo cubrir vuestras necesidades según el presupuesto y tamaño de vuestra empresa. Las opciones son diversas, desde soluciones estándar ideales para pequeños negocios convencionales –como uSell o urCollection– a soluciones profesionales totalmente personalizadas en caso de negocios grandes y/o con necesidades muy concretas. Una vez definida la necesidad del cliente, se suele tardar entre dos semanas y dos meses en implantar la aplicación elegida para que los trabajadores agilicen sus procesos lo antes posible.