Después de asistir al eShow Barcelona hemos observado que todavía hay empresas que no se atreven a hacer el paso de adentrarse en el mundo e-commerce. A continuación exponemos las razones por las que toda empresa de productos debería tener un e-commerce.

Aunque la mayor parte de empresarios ya han interiorizado el mantra de que “si no estás en Internet no existes” y no es extraño ver que incluso la frutería de Manolo en el pueblo (sí, esa pequeñita que hace esquina) tiene su propia página web. Sin embargo, no todo el mundo ve tan clara la necesidad de vender a través de la red, es decir de tener un e-commerce.

Pero, ¿cuáles son las ventajas del e-commerce?

1. Alcance de más clientes y ventas 24/365. Una plataforma de venta online escapa a las limitaciones físicas y temporales de los negocios convencionales: la red permite llegar a clientes de todo el mundo y las transacciones se pueden efectuar durante las 24 horas de los 365 días del año. La popularización de las aplicaciones de venta para dispositivos móviles: dos de cada diez españoles ya las utilizan, según datos de Cetelem.

Estos beneficios del e-commerce también sirven para aquellas compañías que combinan la venta a través de la red con la tienda física, ya que cada vez es más habitual que el cliente compare precios y productos vía Internet antes de decidirse a comprar. En este caso, Internet actúa como un gran escaparate.

El E-Commerce ayuda a las empresas a poder abrir un nuevo canal de distribución y venta de sus productos en el que los clientes pueden comprar desde dónde quieran y en cualquier momento

2. Reducción de costes y aumento del beneficio. Aquí es preciso diferenciar entre los e-commerce puros (sólo operan en la red) y los que combinan tienda física y online. En el primer caso, el primer ahorro sustancial es el de la compra o alquiler de un local adecuado para la venta al público: basta con un almacén.

En ambos casos, la venta a través de Internet permite un mayor control de excedentes por la posibilidad de analizar el rendimiento a tiempo real, de tal manera que se puede reaccionar de forma rápida y aplicar promociones o descuentos puntuales para dar salida al producto que se acumula.

3. Mejor atención al cliente e identificación de nichos de mercado. No sólo se trata de vender más, sino de vender mejor. Las redes sociales -en las que participan nueve de cada diez internautas españoles- permiten acercar las empresas a los consumidores, ya que sirven de orejas para unos y de altavoz para los otros. La interacción entre ambas partes, fluida y constante, suministra a la empresa un conocimiento más profundo acerca de los hábitos y preferencias de sus clientes, y facilita una respuesta rápida en caso de quejas o reclamaciones.

Además, toda la información que se recopila es de suma utilidad para los departamentos de marketing a la hora de preparar campañas y promociones, así como para identificar nichos de mercado a explotar.

Por último, es preciso destacar que el e-commerce es una opción beneficiosa para cualquier tipo de empresa, sea cuál sea su producto. Lo que será imprescindible en todos los casos es contar con una buena planificación logística, a fin de evitar que el coste de envío sobrepase el precio del producto, algo que puede pasar cuando el cliente está muy lejos o en una zona de difícil acceso. Asimismo, las ventas por Internet son válidas para cualquier tipo de cliente, ya sea el consumidor final (Business to consumer, B2c) o una empresa (Business to business, B2b), si bien el planteamiento de la plataforma de e-commerce tendrá que adaptarse a las necesidades de cada uno de ellos.