La fuerza de venta y las nuevas tecnologías tienen caminos inseparables