La tecnología y la informática han traído a las empresas muchos conceptos -sobre todo representados por siglas- de los que a menudo oímos mucho hablar pero no siempre conocemos. El ERP, sin duda, es uno de ellos.

Lo que antaño conocíamos simplemente como “programa de gestión” de nuestra empresa, ha evolucionado hasta convertirse en un sistema de planificación de recursos empresariales (‘ERP’, del inglés Enterprise Resource Planning). Los ERP manejan la producción, logística, distribución, inventario, envíos, facturas y contabilidad de la compañía de forma modular. Además, puede intervenir en el control de las ventas, entregas, pagos, producción, administración de inventarios, calidad de administración y la administración de recursos humanos. Los ERP integran todos los datos y procesos de una organización en un sistema unificado.

Los ERP suelen organizarse por módulos. Así, a partir de un programa base o estándar, la empresa puede ir añadiendo funciones según las necesidades que tenga. Módulos de administración de Recursos Humanos o ciertas herramientas de mercadotecnia son de gran ayuda pero de los que las empresas más pequeñas suelen prescindir.

Ventajas de tener un ERP en mi empresa

El principal objetivo de tener un ERP en el negocio es que simplifican las operaciones empresariales mediante la automatización y reducción de muchas tareas internas, ya sean de producción u operativas de la empresa, algo que no se puede negar que es una gran ventaja.

Además, el manejo de información que tenemos con un ERP es mucho más eficiente y, por lo tanto, damos una mejor y más rápida respuesta a nuestros clientes. Obteniendo el control total de nuestros clientes reales y potenciales.

También hace falta destacar que los completos módulos de contabilidad de los que dispone un ERP permiten una gestión ágil de los números de una empresa.

Por lo tanto, ¿Necesita mi empresa un ERP?

A pesar de sus múltiples ventajas, la implementación de un ERP no siempre es fácil, especialmente en Pymes, pequeñas y medianas empresas.

De hecho, no se trata solo de los costes de instalación y/o adaptación del ERP en cuestión, que no tienen por qué ser excesivamente elevados, sino por el hecho de que a menudo hay que adaptar ciertos procesos del negocio para que el ERP y el funcionamiento de la empresa vayan en una misma línea.

Replantear procesos internos, algo que nunca es fácil, así como redefinir un gran número de aspectos de la empresa (modelo de gestión, de negocio, etc.) son tareas que habrá que hacer antes de integrar el ERP.

Por dicho motivo, para la mayoría de pequeñas y medianas empresas una app estándar o una app personalizada a medida se adapta mucho mejor al negocio, es más eficiente y menos costosa. Se trata de englobar en una sola app todas las gestiones que la empresa necesita de la manera más simple posible.

Entonces, ¿Qué diferencia hay entre un ERP y una app CRM?

Los ERP y las apps CRM, aunque lo pueda parecer, no tienen tanto en común. Es cierto que los dos ayudan a gestionar la empresa, los clientes, las ventas, etc. Sin embargo, uno no compite con el otro, totalmente al contrario, uno complementa al otro.

Aunque no es lo más habitual, los ERP también son conocidos como Back Office, ya que son programas puramente funcionales y que en ningún caso nos permiten interactuar con el cliente. Compuestos por muchos módulos para abarcar todas las actividades de la empresa. Muy recomendado para negocios de gran tamaño.

En el bando opuesto, encontramos la tan de moda app CRM, a veces también llamado Front Office, que al tratarse de un sistema focalizado en gestionar las ventas y las relaciones con los clientes se asocia precisamente a la descripción contraria. Muy recomendado para Pymes y para complementar el ERP de las grandes empresas.

Los ERP manejan la producción, logística, distribución, inventario, envíos, facturas y contabilidad de la compañía de forma modular

En conclusión un ERP es útil para empresas muy grandes o multinacionales porque requieren de muchos módulos, módulos que empresas más pequeñas no necesitan. Sin embargo, y gracias al gran avance de la tecnología, se están creando muchas apps que empiezan a sustituir sus funciones para Pymes, con costes mucho más bajos, y otras que complementan las ERP de las empresas de gran tamaño.

Si tu negocio duda en si debe incorporar o no un ERP o en si debe incluir en sus procesos internos una App empresarial para trabajar mejor, app2U ofrece de forma totalmente gratuita que puedas consultarlo con nuestros expertos en tecnología y empresa. Si estás interesado, rellena este formulario de contacto y nos pondremos en contacto lo antes posible.